neuromarketing-restaurantes

Las técnicas de neuromarketing para restaurantes dan la vuelta al mundo a través de los últimos descubrimientos.

El número de restaurantes aumenta cada año de forma imparable, mientras que el comportamiento de los consumidores va cambiando, adaptándose a los nuevos tiempos.

¿El resultado? Existe una mayor oferta, pero el cliente está dispuesto a gastar menos.

Este cambio en el comportamiento de consumo obliga a dejar de lado el enfoque clásico: “buena ubicación, comida y oferta de carta”, frente al marketing emocional.

“En el ruido publicitario de hoy, a no ser que te hagas notar y creer, no tienes nada”

Consumatics, equipo especialista en aplicar neuromarketing en negocios de los Países Bajos, evidenció algo que para muchos resultaba desconocido.

Las señales ambientales afectan al comportamiento de los consumidores en el subconsciente.

 

La influencia de la luz y la música con neuromarketing para restaurantes

Ya a principios del siglo XX, Arení y Kim (1993) demostraban la importancia de ciertos factores ambientales, y cómo éstos podían modular las sensaciones de los clientes.

El estudio se llevó a cabo en un restaurante durante los meses de abril y mayo del año 2014.

Para ello, se evaluó a 451 comensales que bajo unas condiciones cambiantes de luz y música, debían evaluar el agrado de su cena, lo a gusto que se sentían y lo más importante: si volverían de nuevo al establecimiento.

En la investigación de neuromarketing para restaurantes, se emplearon dos de los estilos de música más controvertidos: la música pop y la clásica de piano.

Estas dos líneas se compararon con la música normal que se ponía en el restaurante de forma tradicional, el jazz.

En el caso de la luz, se contrastó el efecto creado entre la iluminación de color amarillo, la blanca y la roja.

 
 

La música clásica aumenta los ingresos en un 20% más

Sorprendentemente, la música no sólo afectó a las emociones de los clientes, sino también al dinero que llegaban a gastar en una comida – cena.

Los clientes se sentían más cómodos, más felices y más satisfechos cuando de fondo les acompañaba un suave ritmo de música clásica al piano.

El gasto medio aumentó en un 20%, mejorando la rentabilidad del restaurante.

En este ambiente, los comensales gastaban más y no solo eso, sino que también estaban dispuestos a volver con mayor frecuencia.

Por contra en el caso de la música pop, la puntuación que dieron los clientes fue negativa. La música popular, se valoró peor que en el caso del jazz, posiblemente porque este tipo de música no se correspondía con la sensación de lujo del restaurante.
 

La iluminación amarilla la más satisfactoria

No sólo la música contribuye a generar variaciones en el comportamiento de los clientes; la influencia de la iluminación también es importante.

Ya en 2010, el investigador Wansink demostró que las iluminaciones suaves y cálidas permitían que los comensales disfrutaran más de su estancia en el restaurante.

Pues bien, a nivel emocional la gente se sentía más cómoda con la luz roja en comparación con la iluminación amarilla.

No obstante, en las condiciones de luz amarilla se produjo un aumento del 5% en el gasto medio de los clientes.

 

Conclusión

La música y la luz son factores esenciales, que afectan a la percepción, a los sentimientos y al gasto de los clientes en el restaurante.

En una época en la que los consumidores disponen de más oferta que demanda, eslóganes que prometen grandes éxitos culinarios del tipo “tenemos la mejor comida de la zona” o “ los mejores platos caseros”, están totalmente desfasados.

Con la diferenciación empieza el verdadero éxito de un restaurante.

Empieza ya a convertir esa experiencia en única, haciendo de la música y la iluminación, un cocktail de sensaciones, que de verdad emocionen a tu cliente.

 

Artículos relacionados

Técnicas de Neuromarketing en la Música

Significado de los Colores en el Neuromaketing

Las claves de la decisión de compra en hostelería

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *